1, 2, 3… activemos nuestro cerebro

En las últimas décadas hemos visto mayor preocupación de la gente en mantenerse en buenas condiciones físicas y notamos como una especie de moda, en querer ser “fitness” y comer sano.

Obviamente, eso no está mal y no piensen que estoy en desacuerdo porque entiendo que, a mejores condiciones físicas, mayor calidad de vida. Pero ¿y las condiciones mentales? ¿Nos estamos preocupando por los problemas de salud mental que trae nuestro estilo de vida?

En la Antigua Roma, la expectativa de vida era hasta los 25 años y por eso la gente no se preocupaba mucho en mantenerse en forma porque, total, morían temprano. Pero con el paso del tiempo, el deseo de llegar sano más allá de los 80 años, ha permitido que también nos preocupemos por tener una mente sana. Porque ¿de qué nos vale tener un cuerpo en forma si nos olvidamos de las cosas?

Es allí donde recordamos la famosa frase “mente sana, cuerpo sano”, porque muchos especialistas coinciden en que tenemos que mantener nuestro cerebro activo, para decir que estamos en óptimas condiciones físicas.

Psicólogos, psiquiatras, neurólogos, psiconeurólogos y algunos otros especialistas han dejado ver sus puntos de vista sobre la necesidad de mantener la plasticidad cerebral, a fin de retardar el envejecimiento del mismo.

Y, no sé si será idea mía, pero en los últimos tiempos, pareciera que hay como una escalada de casos de Alzheimer o demencia senil y, si hay algo que, particularmente, me preocupa, es el hecho de ir perdiendo las facultades mentales. No porque no desee envejecer de forma natural, sino por el hecho de llegar a ser una carga para mi familia.

Pero ¿es esto posible?. ¿Realmente podemos utilizar técnicas que nos permitan mejorar nuestra capacidad mental?. ¿Están los expertos de acuerdo con esto?.  ¿Sabe el común de la gente que esto es factible?

Conocimiento cambiante

Algunos especialistas afirman que “la aptitud cerebral es la capacidad del cerebro para aprender lo que el organismo necesita saber para sobrevivir en un entorno cambiante”, tal como lo indican en el artículo Capacidad Cerebral. Concepto, definición y ejercicios para estimular la capacidad cerebral, publicado en Cognifit.

Según el mismo, los tiempos actuales son tan cambiantes y la evolución es tan acelerada, que el cerebro debe adaptarse a los conocimientos que día a día nos llegan. Las nociones aprendidas por nuestra generación, ya son obsoletas para la nueva y por ello el cerebro debe ir actualizándose y mantener una capacidad constante de aprendizaje.

Nuestro cerebro debe tener la suficiente plasticidad, para ir variando nuestra capacidad de discernimiento y de allí que necesitemos aceptar distintas y versátiles formas de aprendizaje, que nos aporten habilidades para la resolución de los problemas.

Estos expertos sostienen que, tal como van las cosas, esta adaptación del cerebro humano a los cambios, permitirá que, en el futuro, la investigación guíe a neurocientíficos, psicólogos, etc.; en el bosquejo de ambientes, verdaderamente apropiados para el desarrollo cerebral.

Deducimos, entonces, que nuestro cerebro no es algo estático, fijo, sino que puede variar cuando las neuronas son estimuladas de acuerdo a diferentes sensaciones, conocimientos o experiencias y, a juicio de los investigadores, ello produce que se desarrollen nuevas conexiones neuronales entre sí.

Es por eso que ahora, muchos expertos están hablando del entrenamiento cerebral porque, según parece, la pérdida de la función intelectual también se puede recuperar y mejorar al ejercitarla y para ello se ha desarrollado una corriente hacia lo que se ha denominado neuróbica o gimnasia cerebral o mental.

No sólo los viejitos tienen olvidos

Los adelantos en neurociencia demuestran una estrecha conexión entre el cerebro y nuestro cuerpo. Esto fue entendido y aceptado desde hace ya algunos siglos en la cultura oriental y, por ello, han estimulado el uso de las técnicas del Tai Chi, el yoga y algunas otras disciplinas, a fin de mantener en buen estado de salud la trilogía cuerpo-mente-espíritu.

Asimismo, ha sido suficientemente demostrado que la tensión, ansiedad y estrés, propios del estilo de vida actual, provocan una desconexión del cerebro y permiten que nuestras neuronas se vayan apagando.

La pérdida de funciones cognitivas, específicamente de la memoria, la atención y velocidad en el procesamiento de la información, se produce con el envejecimiento normal. Así como se pierde masa muscular cuando las personas envejecen, es natural que se vayan perdiendo un poco de las funciones cerebrales con el paso del tiempo.

La psicóloga Xiomara Borrego Marcano, presidenta del Capítulo Anzoátegui de la Fundación Alzheimer de Venezuela, nos explica que el deterioro cognitivo es propio de la edad y se manifiesta, especialmente, a partir de los 60 años, indistintamente en hombres y mujeres.

Para ella, el envejecimiento conlleva cambios importantes en el organismo, tales como la disminución de la visión, oído y forma de procesar la información, las cuales no afectan el normal desenvolvimiento del adulto mayor, siempre que se mantenga en buenas condiciones de salud.

Borrego nos explica que, al avanzar la edad, todos los tipos de memoria (a corto, medio y largo plazo), deben permanecer con pocos cambios respecto al adulto joven, a excepción, quizás, de la memoria inmediata, que es la que más se resiente con el envejecimiento. De igual modo, la capacidad verbal, el vocabulario, la comprensión y las capacidades de manejo se mantienen casi intactos con la edad.

Sin embargo, un estudio realizado por el Centro de Salud Pública de Francia y la Universidad de Londres, publicado en la Revista Médica Británica (British Medical Journal) http://ofic.blogspot.com/2012/02/45-vs-27-cuando-empieza-el-deterioro.html, demostró que el deterioro de las capacidades cerebrales comienza mucho antes de lo que se pensaba, es decir, a los 45 años.

Las pruebas realizadas para la investigación revelaron que las capacidades cognitivas se deterioraban en todas las categorías, a excepción del vocabulario, y que el desgaste era más veloz entre los adultos mayores, pero para hay personas entre 45 y 49 años en los que se observó deterioro en un rango del 3.6%.

Por lo tanto, si usted está por encima de los 45, debe estar al tanto de que, aunque se sienta joven físicamente, su cerebro ya ha comenzado a degenerarse y podría mostrar algunos signos leves de deterioro cognitivo que, si no toma las previsiones, a posterior, podrían conducir a algún tipo de demencia.

Gimnasia Mental para todos

Según la doctora Borrego, la prevención tiene que ver con cuidar las condiciones de vida desde temprana edad.

Los resultados del estudio de la BMJ antes mencionado, son importantes para prevenir este deterioro, ya que sugieren que las pruebas para detectarlo deberían hacerse desde los 45 años. Asimismo, ratifican la necesidad de fomentar hábitos que favorezcan no sólo el bienestar físico del organismo sino también el del cerebro, desde esa edad. Ello contribuiría a mantener una vida activa y autónoma el mayor tiempo posible.

Los avances acerca del envejecimiento y el mayor conocimiento del cerebro, han desarrollado técnicas y nuevas estrategias para mejorar el funcionamiento cognitivo. Entre estas están la neuróbica, la gimnasia cerebral, la gimnasia mental, el brain fitness y el Neuro Gym, que combinan actividad física, estimulación cognitiva y autorregulación emocional para estimular ciertas funciones mentales.

La gimnasia cerebral permite ciertas destrezas para equilibrar los efectos de la tensión y alcanzar un estado óptimo para aprender, pensar y concentrarse en cualquier momento y lugar.

Agrega la psicóloga Xiomara Borrego, que también es recomendable la estimulación cognitiva con herramientas de la pedagogía, ejercicios que refuerzan la atención, la memoria, la orientación espacial, la comprensión y el lenguaje; entre otros.

Esto es importante, porque los expertos suponen que la estimulación sensorial y actividades como acciones y pensamientos poco comunes para la persona que las realiza, producen mayor cantidad de sustancias químicas del sistema neurobiológico del cuerpo, las cuales estimulan el crecimiento de nuevas neuronas y dendritas en el cerebro.

Esto se debe a que las prácticas rutinarias son tan instintivas en una persona, que la mayoría de las acciones se realizan en gran medida de forma inconsciente, por lo cual no se ejercita el cerebro.

La buena noticia es que podemos prevenirlo

Anteriormente les mencionaba el Neuro Gym, Gimnasia Cerebral o Brain Fitness  y es casi seguro que muchos ya han oído hablar del mismo, pero ¿sabemos exactamente en qué consiste?

El método en cuestión tiene muchos defensores y algunos críticos y fue desarrollado en 1997, por el PhD Paul Dennison, padre de la “Kinesiología Educativa”, el cual está condensado en el libro “Brain/Gym, Mejora tu Aprendizaje”; escrito en colaboración con la doctora Luz María Ibarra.

De acuerdo a las investigaciones desarrolladas por Dennison, el método está basado en ejercicios, problemas y rompecabezas mentales que mejoran la actividad cerebral y puede ser aplicado en personas de cualquier edad. Para él, los beneficios que otorga son numerosos; mencionaremos algunos:

Proporciona desarrollo y estimulación en las habilidades y capacidades cerebrales; desarrolla las neuronas manteniéndolas activas y receptivas y facilitando la efectividad de las conexiones entre las mismas; mejora las habilidades escolares en los niños, así como la memoria, concentración y focalización; incrementa las habilidades de comunicación y el desarrollo lingüístico; al igual que el desarrollo personal y el manejo del estrés y las emociones.

Como vemos, pareciera que el método es efectivo y, aunque sus detractores lo califican como una pseudociencia, actualmente muchos expertos lo utilizan para ayudar a mantener la capacidad cerebral, sobre todo, en personas de la tercera edad.

La psicóloga Borrego, sin embargo, nos explica que la prevención tiene que ver con cuidar las condiciones de vida desde temprana edad, ya que, a través de los adelantos científicos, poco a poco se empieza a conocer cómo evolucionan las funciones cognitivas con la edad y estar en buen estado de salud es prioritario.

¿Qué podemos hacer para mantener nuestro cerebro activo?

Los seguidores del Neuro Gym, recomiendan mantenerse activo físicamente, es decir, salir, caminar, hacer ejercicio, moverse, aprender cosas nuevas (como idiomas, manualidades, actividades artísticas, etc.); ya que está extensamente demostrado que este tipo de acciones favorece la creación de nuevas conexiones neuronales y las mantiene activas.

Un estudio del Instituto Nacional sobre Envejecimiento de EE.UU. demuestra que bailar estimula nuestro cerebro, evita el deterioro y fomenta la creatividad, al igual que realizar otras actividades artísticas.

Asimismo, los expertos sugieren algunos cuidados preventivos para ayudar a mantener nuestro cerebro ágil y “en forma”; tales como:

  • Cuidar muchísimo la salud y los hábitos de consumo, es decir, evitar el consumo de drogas, tabaco y alcohol, así como mantener normal la presión arterial y los niveles de azúcar, ya que está demostrado que éstos aceleran en gran medida el deterioro cerebral.

  • Tratar de huir del estrés y la ansiedad prolongada.

  • Escaparse de la rutina, ya que hacer siempre lo mismo o ir todos los días por la misma ruta no permite que nuestro cerebro trabaje.

  • Realizar las actividades cotidianas con la mano no dominante, tales como cepillarse los dientes, peinarse, usar los cubiertos, cortar los alimentos, escribir, etc., lo cual ayuda a desarrollar la lateralidad cerebral.

  • Evitar la pasividad extrema, especialmente pasar mucho tiempo apoltronado o viendo televisión. Estudios, como uno desarrollado en la Universidad de Uppsala, en Suecia, han demostrado que la actividad física mejora la atención, memoria, fluidez verbal, el estado cognitivo global y la velocidad de procesamiento.

  • Relacionarnos con amigos y familiares. Varias investigaciones han demostrado que compartir con otras personas estimula la actividad cerebral.

  • Practicar la lectura y tenerlo como hábito.

  • Ir al teatro, el cine y desarrollar hobbies se refleja en la cadena neuronal que soporta el aprendizaje.

  • Hacer pasatiempos, sudokus y juegos de estrategia como el ajedrez. Inclusive, según algunos estudios, los videojuegos son de gran ayuda para desarrollar funciones cognitivas.

En conclusión, son muchos las tesis que avalan la importancia de mantener el cerebro activo. Como propone el profesor Ian Robertson, jefe de investigaciones del Instituto de Neurociencias del Trinity College de Irlanda, es necesario cambio, desafío y aprendizaje; obviamente en una dosis coherente.

Explica Robertson, “el punto es que el cerebro esté desafiado. Pero sin excederse, porque hay una línea muy finita entre lo que es un cerebro desafiado y un cerebro estresado” http://www.parati.com.ar/lo-nuevo/salud/cerebro-en-forma/9167.html, así que no está de más, practicar estos ejercicios que nos ayudarán a retrasar la aparición de los síntomas del envejecimiento neuronal y a ser más sanos y felices.

Como nos dice el experto Pedro Moreno, psicólogo clínico en el Servicio Murciano de Salud, en su libro “Abrirse a la Vida”, “las emociones tienen su origen en la mente, que debemos entrenar para el equilibrio emocional, ya que de otro modo la felicidad auténtica será imposible”.

Así que, para comenzar a ejercitar nuestras neuronas, acá les dejo un ejercicio que, si pueden leer las primeras palabras, el cerebro los ayudará a descifrar el resto:

C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J484ND0 MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735. CU4ND0 357484N 4C484ND0 V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4 P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LL0 C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 L1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s