Parte de mi felicidad es tener buenos amigos

     Recientemente leía un artículo que hablaba sobre la peculiaridad de la amistad para hacernos felices y estoy convencida de ello. No es que yo haya hecho un estudio científico al respecto, pero sí creo en la propiedad de sanación que tiene compartir con los amigos.

     Mucha gente que me conoce sabe que me encanta relacionarme con las personas y, afortunadamente, como pareja, mi esposo y yo disfrutamos compartir con la familia y amigos. Para nosotros, eso ha sido fundamental en los procesos de adaptación que nos ha tocado vivir.

     Como les he comentado en anteriores artículos, a lo largo de mi existencia he pasado por varios cambios de residencia y de ciudades. Y, obviamente, no sólo me ha tocado modificar hábitos, sino agregar nuevos amigos.

Y, léase bien “agregar”, porque los buenos amigos que dejas en otras ciudades siempre lo serán, aunque la distancia y el tiempo los separe.

¿Facilidad para hacer amigos?

     Mucha gente me dice que mi esposo y yo tenemos facilidad para atesorar amistades y debo reconocer que él más que yo. Por nuestros diferentes caracteres, a mí me cuesta un poco conectarme de inmediato. Eso sí, cuando lo hago, difícilmente me aparto de esos afectos.

     Esa es una de las cosas que pienso es fundamental para lograr adaptarte a un nuevo sitio y a diferente modo de vida. Relacionarte con las personas y hacer nuevos amigos o reencontrarte con otros, como ha sido nuestro caso actualmente, ha sido un factor importante para aclimatarnos.

     Por supuesto, hay diferentes tipos de amigos, algunos menos cercanos que otros, como aquellos con los que trabajamos o compartimos ciertas actividades específicas (deportes, gimnasio, clubes, etc.); que, aunque también aportan valor a nuestra vida, no son tan íntimos.

     Pero, particularmente los más cercanos, los que llamamos “mejores amigos”, son los que más contribuyen a nuestra felicidad y, de hecho, puede ser que muchos de ellos hayan surgido de esas actividades que comúnmente hacemos.

     Recibir apoyo de esas personas y compartir momentos gratos hacen más fácil las cosas, de allí que se hable de que los amigos te ayudan a ser feliz.

Los amigos contribuyen a mi bienestar mental y espiritual

     Ya sabemos que pasar rato con los amigos nos produce alegría, nos alivia las penas, nos llena espiritualmente, nos ayuda a reducir el estrés y la depresión. Lo que sí es relativamente nuevo, es que se esté tratando de demostrar científicamente esa teoría.

     El doctor Mario Alonso Puig, médico cirujano y autor del libro “Cómo llegar a ser un líder: Madera de líder”, dice que reír y pensar de forma positiva es determinante en el buen funcionamiento del cuerpo humano. Que ello ayuda a aumentar nuestras defensas.

     Por su parte, la Psicología Positiva se ha dedicado a observar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad y para ello estudia diversos aspectos del ser humano, tales como las emociones positivas (felicidad, alegría, amor) y fortalezas como el optimismo, la creatividad, gratitud, resiliencia, etc.

     El doctor Martin Seligman, uno de los fundadores de la Psicología Positiva, presentó su teoría PERMA, según la cual hay cinco elementos que afirman tener las personas que dicen sentirse felices:

  • Positive emotions (Emociones positivas): pensar siempre en positivo es fundamental para alcanzar la felicidad.

  • Engagement (Compromiso): con nosotros mismos, con los demás y con nuestras obligaciones.

  • Relationships (Relaciones positivas): aquellas relaciones familiares y de amistad que contribuyan con nuestro crecimiento espiritual y físico.

  • Meaning (sentido, significado): de la vida y de objetivos que van más allá de nosotros mismos.

  • Accomplishment (Logro): metas que nos animen y motiven a seguir adelante.

     Ninguno de esos elementos define por si solo el bienestar, sino que es un compendio de ellos y la mayoría los ponemos en práctica en compañía de amigos o familiares. Por eso, según Seligman, dedicar tiempo a fortalecer nuestras relaciones incrementa la sensación de apoyo y compañía que influye directamente en la percepción de bienestar.

     Sin lugar a dudas, muchas de las actividades que nos producen alegría y placer las realizamos en compañía de nuestros amigos, con ellos valoramos mucho más esos momentos. De allí que los médicos aconsejan estar integrados a grupos que nos ayuden a enriquecernos emocional e intelectualmente y que le den sentido a nuestra vida.

La amistad es clave para tener buena salud física  

  Como comentaba al principio, estoy convencida que las relaciones sociales contribuyen eficazmente a sentirnos bien y a motivarnos para que tengamos mejor salud y adecuadas condiciones físicas.

     Y lo digo con propiedad porque tengo una amiga que, además ser fisioterapeuta, es esmerada con su propio entrenamiento físico y ha hecho que, quienes nos mantenemos en contacto con ella, hayamos tomando conciencia de esa situación y tratemos de mejorar nuestra condición corporal.

     Pero, consciente o inconscientemente, las amistades son clave para ayudarnos a superar los problemas de salud que podamos tener. Y no lo digo por simple especulación, varios estudios científicos lo demuestran.

     Uno de ellos fue publicado en 2010 por la revista norteamericana PLOS Medicine, bajo el título “Las relaciones sociales y el riesgo de mortalidad: Una revisión meta-analítica”, cuyos autores llegaron a la conclusión de que las personas con relaciones sociales más fuertes, tenían una probabilidad mayor del 50 % de supervivencia, sobre aquellos cuyas relaciones sociales eran más débiles.

     Asimismo, dicha investigación estableció que la falta de relaciones sociales puede ser un factor de riesgo similar al del consumo de alcohol y cigarrillos y que, por el contrario, las buenas amistades hacen superar otros factores agravantes de la salud, como la falta de actividad física y el exceso de peso.

    Aunque dichos investigadores aclaran que harían falta más estudios científicos al respecto, afirman que los profesionales de la salud, educadores e, incluso, medios de comunicación, deben reconocer esto para promover la importancia de relacionarnos socialmente, a fin de disminuir las tazas de mortalidad, sobre todo en los adultos mayores.

     Y, al parecer, el síndrome de soledad y aislamiento no afecta exclusivamente a personas mayores, sino también a niños y adolescentes. Así lo explica otro estudio publicado por el portal Livescience .

     En este estudio, los científicos determinaron que los adolescentes solitarios o retraídos entre los 12 y 18 años, tienen hasta un 27 % más de riesgo a inflamaciones, en comparación con una tendencia del 21 % de los jóvenes sedentarios. Es decir, que a menor sociabilidad mayor riesgo de inflamaciones.

     La investigación, asimismo, concluyó que, en el caso de personas de la tercera y cuarta edad que poseen un alto grado de sociabilidad, el riesgo de desarrollar hipertensión disminuye hasta un 54 %, en comparación con los que sentían soledad o aislamiento.

     Asimismo, hay otros estudios que establecen que relacionarse con amigos mejora nuestro sistema inmunológico, baja el nivel de estrés y nos ayuda a obtener mayores niveles de felicidad interna. Por lo tanto, en la actualidad, hay que considerar la incomunicación y falta de sociabilidad como un factor de riesgo importante para la salud.

¿Las redes sociales nos ayudan a hacer amigos?

     Mucho se habla de que la tecnología ha alimentado la condición de hermetismo y aislamiento de los seres humanos y esto puede ser cierto en algunos casos, dependiendo del grado de dependencia a la misma.

     Desde mi perspectiva, desde el nacimiento del Facebook y otras redes sociales, hay personas que han podido reconectarse con amigos de la infancia o que hacía tiempo no sabían de ellos y hasta con familiares que nunca conocieron. Y a partir de esa conexión se reencontraron personalmente, resurgiendo los lazos de amistad.

     Otros, a través los equipos y herramientas tecnológicas, pueden mantenerse en contacto diario con sus amistades y familiares lejanos, lo cual les permite satisfacción y alegría.

     Como podemos ver, la tecnología, entonces, tiene sus pros y sus contras. Sin embargo, nada puede ser más placentero que una amena charla personal con las personas que aprecias. Reunirte con buenos amigos y hacer “terapia de grupo” tomándose un café, es mucho más agradable y menos costoso que acudir al psiquiatra.

Algunas sugerencias que nos ayudan a conservar las amistades

     Estimarlos francamente. Preocuparnos por ellos siempre y, más aún, si están necesitados.

        Comunicarnos frecuentemente con ellos para saber sobre su estado de salud, de sus familiares y, quizás, de sus últimas actividades.

     Algo fundamental es ser sinceros. Cuando nos moleste algo, lo mejor es decirlo. Pero mejor aún es esperar que nos haya pasado un poco el disgusto porque siempre tendemos a ofender cuando estamos bravos.

   Evitar ser egoístas y buscarlos solo cuando a nosotros nos place o cuando los necesitemos.

     Invitarlos, de vez en cuando a merendar, cenar o, simplemente, conversar un rato.

     Seguro tenemos amigos que su modo de ser y actuar a veces nos molesta, pero si somos tolerantes y respetuosos podremos llevárnosla bien y disfrutar en su compañía.

     Como dijo Khalil Gibrán: “No busques al amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir”. Esto nos lleva a concluir que no sólo hay que cultivar la amistad para que dé frutos y perdure, sino para que, a la larga, sea un componente importante para la felicidad compartida.

Fuentes consultadas:

Gerry Velasco WordPress: https://gerryvelasco.wordpress.com/2015/10/21/la-formula-de-la-felicidad-de-seligman/

Revista Plos Medicine: http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1000316

Revista Livescience: http://www.livescience.com/53255-strong-social-connections-may-improve-health.html

Resumen del libro de Mario Alonso Puig: https://www.leadersummaries.com/ver-resumen/madera-de-lider#gs._XK5ny0

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Parte de mi felicidad es tener buenos amigos

  1. Pingback: ¿Realmente existen las personas tóxicas? – El blog de Reina Taylhardat

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s