DESCUBRÍ QUE PROBABLEMENTE POSEO EL GEN DE WANDERLUST

El Alelo DRD4 7R lo posee sólo el 20% de las personas y está ligado al estímulo a desarrollar actividades sociales e intelectuales. Se conecta al déficit de atención y/o al desorden de la hiperactividad y a los comportamientos adictivos y andanzas y correrías, por lo que los científicos lo han relacionado a la conducta de la infidelidad.

Una variante de este mismo gen está asociada a rasgos activos de la personalidad en seres humanos y tal parece que también está relacionado con tener una vida más larga. Sin embargo, no es precisamente, de este último tema del que deseo comentar en esta oportunidad.

Pues no, queridos amigos, no piensen que estoy enferma o algo por el estilo, ni que la jubilación me ha dado por desarrollar conductas adictivas no comunes en mí, tal como esa de la infidelidad, lanzarme en benji desde el Everest o recorrer el mundo en una patineta.

Tampoco me siento tan audaz como Robinson Crusoe o intrépida como Amelia Earhart, quien fue la primera mujer en cruzar el Atlántico, piloteando sola.

Es que recientemente leía un artículo en una muy famosa y popular revista de temas científicos, donde hablaban del gen de Wanderlust o DRD4 7R y su relación viajar-placer-genética. Este artículo llamó poderosamente mi atención y como creo que muchos ni siquiera habíamos oído hablar del mismo, me pareció interesante compartir mi punto de vista.

Este alelo forma parte del sistema de la dopamina, neurotransmisor que suele asociarse con” el sistema del placer del cerebro, suministrando los sentimientos de gozo y refuerzo para motivar a una persona de manera proactiva, a fin de que realice ciertas actividades”, tal como leemos en https://es.wikipedia.org/wiki/Dopamina#Motivaci.C3.B3n_y_placer

El término Wanderlust proviene del alemán y sus orígenes corresponden a “Wandern”: andar, caminar y “lust”: placer, goce. Es decir, que podríamos traducirlo como el placer de viajar, caminar, andar o tener aventuras.

Relación entre genética- placer – viajar

¿Significa, entonces, que este gen está indisolublemente asociado a las personas que les gusta el peligro? Algunos investigadores dicen que eso no es tan real, que no puede determinarse de esa forma.

Por ejemplo, Kenneth Kidd, genetista de la Universidad de Yale, quien formó par­­te del equipo que descubrió la variante ha­­ce 20 años, cree que es exagerado atribuirle exclusivamente esa función. Opina que mu­­chos de los estudios que relacionan el 7R con los rasgos aventureros resienten de un escaso rigor me­­­­todológico y que los muchísimos estudios que confirman su relación con estos rasgos no tienen validez científica.

Aún a pesar de lo que dice este científico y algunos otros al respecto, considero que algunas personas sí son más propensas a desarrollar actividades temerarias y extremas que otras y, en todo caso, es posible que eso tenga que ver con la genética.

Hay quienes no conocen la palabra temor y van por el mundo corriendo riesgos (a veces innecesarios), pero que les hace activar la adrenalina. De allí, que digamos que son temerarios, inquietos o aventureros.

En mi caso particular, como les decía anteriormente, no me considero tan arriesgada y atrevida, pero pienso que hay acciones que podemos emprender, con riesgos no tan altos, como una mudanza, cambiar de trabajo o un buen viaje y, he aquí, de por qué casi estoy segura de que tengo el gen de Wanderlust.

Si, como dicen algunos científicos, el mismo está asociado a motivar a las personas a que realice ciertas actividades de manera proactiva, entonces es posible que la genética me haya hecho portadora de ese alelo, el recientemente conocido como “gen viajero”, porque me encanta (entre muchas otras cosas) VIAJAR.

Henry Miller

El placer de viajar

Me gusta descubrir nuevos mundos, no para alardear de que tengo recursos económicos que me lo permiten, ni para que los que me siguen por las redes sociales vean que me estoy dando vida de lujos. No, me encanta recorrer sitios desconocidos por muchas razones, pero sólo voy a enumerar unas pocas:

Primero, porque estamos claros que conocer cosas nuevas estimula el cerebro, nos vuelve más curiosos y nos hace investigar más sobre eso. Tal vez por ello es que se asocia el DRD4 7R a la pasión de viajar, por la búsqueda de experiencias diferentes (en todos los planos).

Segundo, porque abre nuestra mente. El sentido de ver las cosas cambia la perspectiva que podemos tener de algo y despierta nuestra imaginación. Es una de los aspectos maravillosos, no sólo de viajar por placer, sino de migrar o realizar cambios en nuestra vida.

Nos permite explorar y descubrir nuevos lugares que, tal vez, nunca imaginamos que existían o que no sabíamos ciertamente como eran. Observar paisajes, ciudades y, en general, la geografía de un nuevo país, nos abre a nuevos conocimientos.

Impregnarnos de culturas, parcial o totamente, diferentes a la nuestra. Tener novedosas experiencias culinarias, saber cómo son las costumbres, aprender la forma de vida de sus habitantes, conocer el idioma de esos sitios a los que vamos; etc.

Conocer personas, aprender que existen seres humanos que te pueden enseñar a vivir distinto y a los que tú puedes enseñarles diferentes modos de ser. Hacer amistades que, es posible, sean entrañables con el tiempo.

Y, por último (y no porque sean las únicas razones), desconectarse de la rutinarelajarse, tomar un respiro en tu vida diaria. Esta es una de las motivaciones principales que nos animan a hacer un viaje, descansar. Y, aunque, a veces, regresamos más agotados del trajín de vuelos, carreteras, trenes o barcos; vale la pena experimentarlo.

En fin, el viajar es una de las experiencias más maravillosas que existen en la vida. No deberíamos coartarnos ni desaprovechar las oportunidades para hacerlo. ¿Qué es costoso?, depende de la forma como lo hagamos.

Existen blogueros que tienen extraordinarios consejos para aprovechar al máximo el viaje y disminuir costos. O también los hay para los que, irremediablemente, les gusta viajar cómodamente. Sólo hay que enfocarse en lo que se desea y el presupuesto estimado. De cualquiera de los estilos se sacarán aprendizajes maravillosos.

El gusto de disfrutar nuevas vivencias, hasta ahora desconocidas, es una de las inclinaciones que tenemos los humanos para vivir. De allí que tengamos que preguntarnos si ese gen de Wanderlust no estará en todos nosotros y no, como dicen los científicos, sólo en un 20%.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s