ADAPTARSE AL CAMBIO: ¿CUESTIÓN DE ACTITUD?

Siempre me he preguntado por qué hay personas que se adaptan más rápido a los cambios que otras. ¿Tendrá que ver con la actitud o con el interés por estar mejor?.

Tomando en cuenta que los cambios representan giros de vida trascendentales para muchos y sin querer usurpar el campo de los psicólogos o de los terapeutas, quiero tratar el tema desde mi perspectiva como emigrante.

¿POR QUÉ A VECES LOS CAMBIOS NO RESULTAN BIEN?

En los últimos años hemos oído de cientos de personas que han tenido que dejar sus ciudades, países, empleos o vínculos familiares buscando mayor bienestar. Algunos tienen éxito y otros no y pienso que tiene que ver más con la actitud que tomemos en esa etapa.

Muchos tienen temor a dejar las cosas que, hasta cierto punto, les son cómodas, para probar una vida nueva. Dudan salir de su zona de confort. Muchas veces aplicamos el dicho de “más vale malo conocido que bueno por conocer”, porque todo lo que no es previsible para nosotros y escapa de nuestro dominio, nos crea temor, incertidumbre y angustia.

Particularmente, por motivos personales, en varias etapas de mi vida, he tenido que mudarme de ciudades y, recientemente, de país y, afortunadamente, me ha ido bien. Por supuesto, al principio es difícil y confieso que hasta ha habido un poco de inquietud y duda, pero al pasar el primer impacto, me adapté favorablemente.

Quizás para algunos la situación económica o sentimental no sea la misma porque tienen una familia por la cual velar o porque su esposa(o), hijos, padres o novia(o) quedaron en ese otro lugar, pero si se ha tomado la decisión, lo mejor es hacer lo necesario para adaptarse a la nueva vida.

Es cierto que, a lo mejor, yo haya tenido ventaja en ello, de que me mudé con mi esposo y mis hijos ya habían emigrado antes a otros países, pero igual es una decisión difícil dejar tu terruño, el resto de la familia, tu hogar de años, tus amigos y tus costumbres; sin saber si volverás algún día.

¿Cómo se logra esa adaptación?  Cambiando ciertos paradigmas, con una actitud mental positiva y procediendo de forma constructiva. Hay que tener mente abierta para que el cambio se dé eficazmente.

CAMBIAR PARADIGMAS

Si, quizás es lo más difícil, pero hay que comenzar por allí. Cuando pasamos de lo conocido a aprender cosas nuevas, hay que modificar ciertos parámetros que estaban en nuestro pensamiento para ir acoplándonos al nuevo entorno.

Nunca las cosas son totalmente iguales y no podemos (ni debemos) continuar haciendo las cosas estrictamente como las hacíamos antes, queriendo imponer nuestra forma de pensar y actuar porque, con seguridad, tendremos choques con las personas que ya estaban allí.

Por el contrario, por ser nosotros los recién llegados, debemos ir conociendo el ambiente y, si consideramos que no está bien, podemos ir sugiriendo cambios paulatinamente, sin exigencias.

Es posible que muchos consideren que esto es ser sumamente pasivos y estén renuentes a ello, pero todo cambio trae consigo un proceso de adaptabilidad progresivo que, si no lo asumimos de forma positiva, nos produce estrés y depresión.

Dentro de este proceso, lo mejor es proceder de modo constructivo, es decir, activos en algo que nos produzca satisfacción, bien sea un trabajo, una actividad social o, tal vez, un deporte. Algo que nos mantenga la mente ocupada de forma productiva y que nos deje poco espacio para la inactividad, ya que eso nos lleva a pensar en lo que dejamos atrás y nos sume en la zozobra y/o en la tristeza.

CHOQUE CULTURAL

Muchos tienen rechazo al cambio (sobre todo si es de país), por enfrentarse a una cultura diferente. Las distintas costumbres que puede tener cada región o país y, en algunas circunstancias, el idioma, son algunos de los motivos que, en muchos casos, nos impiden acostumbrarnos a vivir en ellos.

Cuando uno se muda lleva tiempo adaptarse a cómo hacen las cosas y cómo piensan los ciudadanos de ese lugar. Tal vez algunas sean iguales o parecidas a las nuestras, pero otras pueden ser muy diferentes. Sólo hay que tener paciencia y aprender cómo funcionan las cosas.

En este caso, ¿qué podemos hacer?.  Lo primero es conocer bien el país o ciudad al que llegamos. Estar al tanto de zonas, horarios, fechas importantes, calles, cómo se desarrolla la vida cotidiana, dónde comprar, etc.; que nos permitan ir entendiendo cómo se mueve la ciudad, así nos sentiremos más cómodos y aprenderemos a desenvolvernos por nuestra cuenta.

Otro aspecto a considerar y que en mi caso no aplicó, es que si escogemos un país con un idioma diferente, es sumamente necesario aprenderlo en la medida que vamos conociendo sus costumbres, ya que no saber lo que dicen las personas y no poder comunicarnos causa ansiedad y mucha frustración. Como eso es algo que lleva tiempo, hay que tener calma y perseverancia.

Por otro lado, es bueno relacionarse no sólo con la familia o personas que viven con nosotros, sino con los habitantes de ese país y ciudad para familiarizarnos más con sus costumbres y formas de hacer las cosas y, en caso de necesitar alguna ayuda en especial, es mejor recurrir a personas de más confianza que tengan tiempo viviendo allí, para que nos orienten acertadamente.

PIANO PIANO SE VA A LONTANO

Hay que ir poco a poco. Los cambios no se logran instantáneamente, llevan tiempo y, en algunos casos, sacrificio. No tratemos de cambiar demasiadas cosas a la vez, o querer cambiar nosotros mismos de inmediato. No podemos cambiarnos un chip. Enfoquémonos en lo verdaderamente importante que nos llevó a tomar esa decisión y, paulatinamente, nos iremos sintiendo a gusto.

Cada vez que estemos afligidos o desconsolados y con ganas de devolvernos, pensemos en las razones que nos condujeron a estar allí y, seguro, nos enfilaremos de nuevo en nuestros objetivos. Ir en la dirección que nos habíamos trazado hará que veamos que la adaptación no es tan espinosa como pensábamos ni tan negativa como creíamos.

En conclusión, debemos tomar el cambio como un aprendizaje, para lograr el éxito.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s